▼ Abrir ▼

Slider

  • Vista desde el Cerro María Auxiliadora Enero 2013
  • Colegio “Instituto Técnico Industrial Salesiano San Juan Bosco”
  • Panorámica de Contratación Santander “Villa Apacible“ Enero 2013
  • Festival Internacional del Títere Noviembre 2012
  • Premio Compartir al Maestro 2011
  • Telcel Contratación, servicios especializados en telecomunicaciones
  • Croniquilla de Contratación Ilustrada 2013
  • Escultura en Madera “Cristo Resucitado” Artista Contrateño Víctor J Quiroga 2012
  • Parque Centenario 2013
  • Flickr

    468x60 Ads

    -

    ▲ Cerrar ▲

    martes, 15 de julio de 2014

    El avance de la medicina en Colombia

    La impresión 3D, ese sistema que sonaba a futurista y que permite crear prácticamente cualquier cosa en resinas, plásticos y metal, es una realidad en nuestro país.

    Industrias como las de salud, automotriz y hasta en la moda se están metiendo de lleno en su apropiación y uso con resultados notables.

    Aunque suena a ciencia ficción, se pronostica que en menos de una década será posible imprimir órganos a partir de las células madre de un paciente en Colombia. Si el corazón de un individuo falla, se podrá fabricar un sustituto con las mismas características de su antecesor. Ello con la ayuda de la tecnología de impresión 3D.

    En el segmento de la salud, empresas como Osteophoenix y DME 3D han empezado a emplear esta tecnología como herramienta para crear implantes a la medida del paciente. “Es una práctica común en odontología, pero ha sido difícil que trascienda al ámbito de la medicina”, explica Lizarazo.

    Para entender los beneficios, cabe recurrir a un ejemplo: cuando un paciente sufre una fractura de tobillo, en ocasiones es necesario fijar el hueso con una barra de metal soportada con clavos. El método tradicional supone el uso de barras de tamaño estándar (pequeño, mediano y grande). Si las dimensiones de los adminículos utilizados no se ajustan a las medidas del individuo afectado, el personal médico debe llevar a cabo un procedimiento de adaptación que, en la mayoría de ocasiones, involucra martillazos y otras acciones traumáticas para los tejidos.

    Gracias a la tecnología ahora es posible reconstruir digitalmente el hueso del paciente para después imprimirlo en 3D. Con ese modelo tridimensional, se planea la fabricación del aparato requerido, de modo tal que cuando se llegue al quirófano se cuente con una pieza personalizada. “Esto supone menos costos de hospitalización, una recuperación más rápida, menos tiempo en la sala de operaciones y menor riesgo de complicaciones”, afirma Lizarazo. Por el momento, no se trata de un proceso de bajo costo porque no se ha masificado, pero a largo plazo podría ser más barato que los tradicionales.

    Los implantes desarrollados por Osteophoenix se fabrican en titanio, un material compatible con el cuerpo. “Las características de este metal facilitan la integración de la pieza con los tejidos del cuerpo”, explica Mario Roberto Prieto, director de diseño de Osteophoenix.

    El procedimiento, paso a paso

    1. Se lleva a cabo una tomografía en alta resolución de la zona afectada. Con las imágenes recopiladas, se recrea el modelo en formato digital.

    Fuente:  www.eltiempo.com/tecnosfera

    Cuidado con el abuso de fotochó

    sábado, 12 de julio de 2014

    La tecnología ya te deja tener los auriculares del protagonista de Her

    La sensual voz de Scarlett Johansson no viene de serie, aunque debería, ni tampoco va asociado a un sistema operativo avanzado. Pero estos auriculares Earin nos han traído a la memoria el minimalismo y funcionalidad de los que vimos en la película Her.

    Los Earin son auriculares bluetooth 4.0 (compatibles con AptX) con un tamaño minúsculo y diseño que los hace pasar completamente desapercibidos mientras los usamos y donde el sonido debería estar cuidado al máximo según sus creadores.
    Eso habrá que comprobarlo, así como parte de lo que prometen los Earin que se nos antoja casi tan irreal ahora mismo como la película Her.
    Pese a su diminuto tamaño, la batería (50 mAh) es su principal atractivo, pues nos aseguran unas tres horas de uso. Para mitigar en parte tener que pensar en recargarlo en casa, se venderá con una funda especial que nos servirá a la vez para asegurarnos de que no los perdemos y como batería de recarga que da para unas dos en movimiento.
    Semejante producto lógicamente busca financiación en Kickstarter. La aportación para conseguir uno de estos auriculares empieza en 79 libras, y te llegarían a partir de enero de 2015. De entrada debería hacerlo porque ya han alcanzado con creces su objetivo de financiación colectiva.


    Más información | Kickstarter



    ▲ Cerrar ▲